Join Waitlist We will inform you when the product arrives in stock. Just leave your valid email address below.
Email Quantity We won't share your address with anybody else.

VISIBILIZAR LOS CUIDADOS PALIATIVOS: VIVIR, SENTIR Y ELEGIR.

Un año más queremos visibilizar la necesidad de los cuidados paliativos dentro de nuestro sistema sanitario, y en concreto, dentro de los Servicios de Urgencias y Emergencias. Es innegable que se están produciendo avances significativos en esta área, pero todavía es necesario impulsar, aún más, los cuidados paliativos como modelo de atención y de humanización al final de la vida.

Del mismo modo, felicitamos a la SECPAL por su trabajo constante para impulsar los cuidados paliativos y colocarlos en el lugar que se merecen, este año con el lema ”Porque yo importo”.

Con frecuencia, nos encontramos en nuestros servicios de urgencias con personas que se encuentran al final de su vida o en situación de agonía, sumidas en un sufrimiento tanto físico como psico-espiritual que no obtienen una respuesta apropiada a sus necesidades; con personas que padecen mucho dolor u otros síntomas, a las que no se realiza un abordaje adecuado, multitud de pruebas y técnicas innecesarias que no hacen más que agravar su sufrimiento; con familias sobrepasadas por la situación, por el impacto de este proceso que acaba con la pérdida inminente de un ser querido, y que les provoca un estado de tristeza, desesperanza, llegando incluso a presentar una respuesta y desequilibrio emocional como el duelo patológico…

Todos tenemos en mente, personas, familias, situaciones que nos han marcado tanto profesional como personalmente. Todos hemos vivido momentos en el que el sufrimiento del paciente era evidente: dolor, malestar, debilidad, miedo, ansiedad, tristeza, llanto… Instantes en los que reconocemos la vulnerabilidad y la fragilidad de las personas y nos acerca a su condición humana, que nos despoja de máscaras y nos muestra tal y como somos…

Llegados a este punto, no podemos elegir otra forma de actuar, ni mirar hacia el otro lado como si no pasara nada. Pensamos que nuestras actitudes, comportamientos y cuidados deben de estar orientados a hacer todo lo posible para mitigar y paliar ese sufrimiento, haciendo todo lo que esté en nuestras manos para que este momento tan duro y complicado para el paciente y su familia se viva con naturalidad y cercanía, reconociendo la importancia del acompañamiento y el confort del paciente, la preferencia en el trato, consiguiendo un lugar adecuado para que lo vivan con amor, con intimidad, con respeto, a la vez que, se garantiza una atención de calidad y humanizada.

Se trata, por tanto, de ayudar al “buen morir”, de proporcionar una muerte digna con la adecuación del esfuerzo terapéutico que facilite ese tránsito al final de la vida; de informar a la persona que se encuentra al final de la vida de las opciones de las que dispone, y si es capaz, que elija la forma de afrontar esta situación; de animar a que encuentre el sentido a su vida, para que la viva conscientemente y con pleno sentido, tal como afirma Viktor E. Frankl:

El hombre necesita encontrar significado a su propia vida para ser dueño de su destino. Si bien el sentido de la propia vida siempre está cambiando, el hombre vive su sentido como el motor de su existencia…decir cuál es su sentido, porque es diferente en cada persona y en cada momento…. Actualizar aquí́ el máximo potencial humano: el convertir una tragedia personal en un triunfo”.

Creemos necesario seguir impulsando estrategias y medidas en cada uno de nuestros servicios que estimulen el consenso y la puesta en marcha de protocolos de cuidados paliativos que trasladen su atención de curar a paliar, a acompañar, a comunicar, a arropar al paciente y su familia, mitigando su sufrimiento; la creación de canales adecuados de comunicación y espacios de colaboración y consenso con los equipos ESAH y de atención primaria.

Pensamos, que todo ello será posible mediante la formación en cuidados paliativos, en habilidades relacionales y en aquellas cuestiones éticas como los valores humanos que rigen nuestra práctica diaria, ayudando a desarrollar las competencias necesarias para afrontar dicho cuidado.

Para finalizar, queremos animar a los profesionales que trabajan dentro del marco asistencial de urgencias y emergencias que sigan con el empeño, la capacidad y la sensibilidad para conseguir cambios en la atención del paciente y su familia al final de la vida y en situación de agonía, convirtiéndola en más humana y humanizada.

Nosotros desde HURGE, apostamos por ello, y lanzamos nuestro lema para que opines:

“#VIVIR, SENTIR Y ELEGIR LOS CUIDADOS PALIATIVOS”

Martina Valenzuela Anguita

2018-10-13T09:23:36+00:00 13 octubre 2018|Formación, Infografía, Investigación|

¿Quieres estar al día de todo lo que pasa?

Suscríbete a nuestro newsletter. No compatiremos tus datos con nadie.

Nos interesa tu opinión